La evolución electoral de Xicoténcatl, Tamaulipas.

Frente al presente proceso electoral es importante valorar dos elementos sustancialmente vitales para no caer en fantasías existenciales que nos lleven a posturas muy lejanas de la realidad, una de ellas es la historia electoral de Tamaulipas y la otra es los números que arrojan las elecciones a lo largo de la historia.

No es costumbre del PAN repetir en las gubernaturas y la excepción confirma la regla en Baja California que inició con Ernesto Ruffo Appel en 1989 y duraron en el poder treinta años hasta el 2019 que el morenista Jaime Bonilla se los arrebató.

Pero hay 5 estados donde el PAN logró el triunfo sin poder ratificarlo. Chihuahua con Francisco Barrio Terrazas en 1992 y que en 1998 fue vencido por Patricio Martínez del PRI. Después Nuevo León con Fernando Canales Clariond en 1997 y que en el 2003 fueron derrotados por Natividad del PRI.

San Luis Potosí con Marcelo de los Santos en 2003 y que en el 2009 se lo arrebató Fernando Toranzo del PRI. Siguió Sonora con Guillermo Padres en 2009 y que en 2015 fue derrotado por la priista Claudia Pavlovich y el último ejemplo fue Sinaloa con Mario López Valdez, que siendo priista renunció a su partido y se lanzó por el PAN y ganó en 2011 pero sin poder ratificarla en el 2017 frente al PRI, con el ahora ex priista Quirino Ordaz.

Hoy el PAN quiere repetir en Tamaulipas. Luce complicado. En un análisis de la evolución de los números electorales en la zona fuerte de El Truko nos arroja lecciones interesantes.

En 1998, en la época monolítica del PRI en Xico, la lista nominal (LN) era de 14,025, de los cuales 1,501 (10.70%) fueron para el PAN y 7,790 (55.54%) para el PRI.

En 2001, año en que El Truko se lanzó por la presidencia municipal y ganó apretadamente bajo el efecto Fox con 5,657 (40.33%) para el PAN y 5,447 (38.83%) para el PRI, y Mante con 22,126 (30.23%) para el PAN y 19,079 (26.07%) para el PRI. No se menciona LN. Comenzaba el PAN a posicionarse.

En 2004 en Xico de una LN de 15,938, ratifican su triunfo con 6,470 (40.59%) para el PAN y 4,849 (30.42%) para el PRI.

En el 2007 con el efecto Eugenio Hernández Xico regresa al PRI con un LN de 16,829 de los cuales 4,884 (29.02%) fueron para el PAN y 6,954 (41.32%) para el PRI.

En el 2010, nueve años después El Truko en Xico con el PAN vuelve a ganar, pues de un LN de 17, 650 se logran 7,501 (42.49%) para el PAN y para la alianza “Todos Tamaulipas” del PRI-Verde 5,236 (29.66%). Mante de un LN de 91,286 de los cuales 16,890 (18.50%) fueron para el PAN y para la alianza “Todos Tamaulipas” del PRI-Verde 28,093 (30.77%).

En el 2013 Xico ya era territorio “Truko”, pues de un LN de 18,014 la elección arrojó 7,915 (43.93%) para el PAN y 5,323 (29.54%) para el PRI. Los Verástegui se posicionaban. Mante de un LN de 89,878 seguía siendo priista pues 9,557 (10.63%) fueron para el PAN y 31,380 (34.91%) para el PRI.

Llegó el 2016 con “Los vientos de cambio”, era la primera vez que los guindos participaban en el estado y Xico quedó con 8,246 (45.77%) para el PAN, otros 5,500 (30.53%) para el PRI y 66 (0.36%) para Morena. Quince años después Mante vuelve al PAN con 25,610 (28.49%), otros 21,861 (24.32%) para el PRI y 2,171 (2.41%) para Morena, quien comenzaba pues en el 2016 fueron 30,848 para este partido en todo el estado.

En el 2018, siendo El Truko Secretario de Gobierno, fue el punto máximo para el PAN en Xico; de un LN de 18,316 de los cuales 9,555 (52.16%) fueron para el PAN, 1,190 (6.49%) para el PRI y 1,800 (9.82%) para Morena. Mante de un LN de 86,555 la elección arrojó 19,381 (22.39%) para el PAN, 13,662 (15.78%) para el PRI y 10,523 (12.15%) para Morena.

En el 2021 en Xico 7,002 (38.22%) fueron para el PAN, 280 (1.52%) para el PRI y 5,861 (31.99%) para Morena. No se menciona la LN. En Mante fueron 16,694 (19.28%) para el PAN, 11,470 (13.25%) para el PRI y 15,037 (17.37%) para Morena.

Los márgenes de triunfo del PAN en Xico y Mante son cada vez más reducidos. El Efecto Fox y el efecto Calderón fueron determinantes en algunas elecciones para el PAN en Tamaulipas. Veremos cómo juega este año el efecto AMLO y un aparente partido de Morena más unido que nunca con el retorno de la hija prodiga, Maki. Al Truko se le complica y lo engañan con encuestas foráneas y notas de periódicos que declaran su triunfo pero no se encuentran sus ligas en internet.

El tiempo hablará.

Mas Noticias:
Leer más