Sangre pesada

El PAN repite los errores del PRI por lo que desea hacer sus propios amarres a su santo y seña.
La historia de la derrota del PRI esta demasiada contada, perdió porque tenían en el poder a un gobernador repudiado por los ciudadanos, un personaje distante y poco sensible ante los problemas de los más necesitados.
Siempre custodiado, no dejaban se le acercarán, era poco afectivo, cuando quería ser simpático simplemente no conectaba, era de sangre pesada.
A pesar de todo fue un gobernador sin escándalos, frío y calculador. Su trabajo no fue tan malo, pero lo pésimo fue su trato a los tamaulipecos, además bateó a la clase política, económica. Todos se quejaban de su gélida administración.
La derrota por la gubernatura fue compartida entre BALTAZAR HINOJOSA OCHOA y el propio EGIDIO TORRE, quienes cargaron con el descalabro.
Recordemos que el resultado de una elección es la cosecha un buen o mal gobierno, camino que se refuerza ahora con la nueva figura de la reelección de alcaldes, por ejemplo.
Sin embargo, el PRI de EGIDIO TORRE CANTÚ cometió el error de permitir que el PAN metiera mano a su selección de sus dos líderes. Los azules colocaron a SERGIO GUAJARDO y YAHLEEL ABDALA como sus presidentes, permitiendo que los azules escogieran a sus candidatos a las alcaldías y diputaciones. Las plurinominales del PRI fueron colocados por el PAN.
Este quizá es el motivo del apuro del todavía líder moral del PAN para imponer a quien será el próximo presidente azul en Tamaulipas.
LUIS RENÉ “El Cacharro” CANTÚ no levantó por si sólo la mano, le giró su jefe la instrucción de ir por la reelección, apuraron el proceso de la selección del próximo líder del PAN, que tendrá en sus manos la selección de los candidatos a regidores, diputados y senadores.
La línea esta tirada, al grado de que el alcalde más institucional y leal de los panistas, desde el sur manifestó que no tiene candidato a la dirigencia, pero con el agregado de que considera a LUIS RENÉ como un buen muchacho.
“El Cacharro” ha sido el peor líder que ha tenido el PAN, insisten en el error que cometió el PRI en el pasado al imponer un pésimo dirigente que, teniendo todo el poder económico y recursos humanos para triunfar, pues entregó los peores resultados.
Sin embargo, es amigo, tiene la confianza y el respaldo del jefe moral del PAN, por eso le ordenó que se reeligiera.
Más el líder moral del PAN lo eligió como dirigente, para impedir que la próxima administración meta mano entre los azules, resquebrajando su confianza y apoderándose de sus decisiones, como lo hicieron con el PRI en esta administración.
La línea fue tirada, garantizando lealtad y confianza en la próxima elección, siempre pensando en alcaldías, diputaciones, pero más en el Senado.
La palabra la tienen los panistas. Sabrán si deciden seguir apoyando a LUIS RENÉ. Mientras septiembre tenga días por transcurrir nadie lo impedirá de manera abierta, aunque por debajo del agua ya se tiendan manos de apoyo en torno de las aspiraciones de ARTURO SOTO ALEMÁN y el más vendido de los candidatos a gobernador JOSÉ JULIÁN SACRAMENTO.
Inclusive se habla que Morena se encuentra alentando las aspiraciones de SACRAMENTO, una ficha desgastada y sumamente comerciable.
Seguramente LUIS RENÉ no será el líder que necesita el PAN para el 24, pero si es el dirigente que ocupa el líder moral azul para la próxima contienda. Siempre primero el interés particular, sobre el general.
Bueno, por hoy es todo.
Adiós y aguas con los patinazos…
Contacto:
patinadero@hotmail.com

Mas Noticias:
Leer más