Fortalecen relación institucional


La Universidad Autónoma de Tamaulipas y el Gobierno del Estado, refrendaron la buena relación institucional que siempre ha imperado.
A diferencia de otras universidades, en las que predominan los conflictos con las instancias de gobierno, en Tamaulipas las dos instancias van por un mismo objetivo.
El convenio para impulsar la generación de proyectos en beneficio de la población, signado por el gobernador AMÉRICO VILLARREAL ANAYA y el Rector de la Máxima Casa de Estudios de Tamaulipas GUILLERMO MENDOZA CAVAZOS refleja la buena relación institucional.
Y es que, en el marco del 72 aniversario de la UAT, el gobernador presidió la ceremonia de honores a la bandera nacional y la apertura de la nueva plazoleta cívica de la Universidad.
Posterior a ello, AMÉRICO y GUILLERMO ingresaron al gimnasio multidisciplinario de la UAT, donde se realizó la firma del convenio.
En el marco de esta relación, el gobernador VILLARREAL ANAYA se puso la chamarra universitaria, misma que le entregó el Rector MENDOZA CAVAZOS.
El convenio formaliza las acciones en materia de investigación aplicada y, con ello, se reforzarán proyectos en materia de salud y trabajos dirigidos a la productividad del agro.
Más allá del convenio y el recibimiento del que fue objeto el Gobernador, su presencia en el campus Victoria, evidencia la buena relación que impera con la Universidad, algo necesario como importante, sobre todo, cuando lo que se pretende es que la Máxima Casa de Estudios de Tamaulipas, contribuya al proyecto de la Cuarta Transformación.
En otro orden de ideas, el Grupo Parlamentario de Morena en el Congreso local, debería ir aterrizando la estrategia para despojar al PAN de la Junta de Coordinación Política, que todavía ostenta FÉLIX GARCIA “el moyo”, quien sigue respondiendo más a los ordenamientos del ex gobernador FRANCISCO GARCÍA CABEZA DE VACA.
De igual forma, de encontrar la manera de hacer a un lado, al Auditor Superior del Estado JORGE ESPINO ASCANIO que al igual que el “moyo”, siguen sin darse cuenta que ya se acabaron los “vientos del cambio” y que los tiempos son otros.
Ahora resulta que ESPINO salió peor que el “longe moco”, en torno a las denuncias que se integran, en contra de ex servidores públicos de la anterior administración estatal.
¿Está para encubrir o para evidenciar las presuntas irregularidades el Auditor?
Y es que, pareciera que como ente fiscalizador, lo que busca es dejarlas pasar y no actuar.
Por ello, al igual que el “moyo”, se han olvidado de su función social y en lugar de cumplir con la responsabilidad que les compete, responden más a los intereses de quien los acomodo en el cargo que hoy ostentan. En fin.
alfredoguevara0@gmail.com

Mas Noticias:
Leer más