La licencia de Mario López Hernández.

El sábado pasado, 19 de noviembre a las 6:00 PM se llevó a cabo la octava sesión extraordinaria del Ayuntamiento de Matamoros, Tamaulipas. Nunca pensé que una sesión de cabildo estuviera cargada de tantas emociones que me atraparon hasta tenerme al filo de la butaca, literal. Desde que vi en Netflix “House of Cards” con Kevin Spacey interpretando magistralmente a Frank Underwood, no había sentido ese hormigueo en mi abdomen motivado por el drama de la política.

Definitivamente la política está cargada por los vaivenes propios de la naturaleza humana. Cuando uno cree conocer a la gente es cuando más la gente nos da una desconocida. Pero es justamente las emociones y las pasiones lo que le da sazón y sabor a la vida para que no nos resulte insípida y aburrida, de tal forma que lo que testifiqué el sábado pasado como analista político fue un drama, que fue como estar a la orilla de un precipicio con una mochila de paracaídas sin saber si dicho implemento iba a funcionar, o lanzarte de un bungee desconociendo si la cuerda elástica atada a tus pies cumplirá su función, adrenalina pura.

La función tuvo tres actos que aparentaron que iban a ser rutinarios. Te los cuento con lujo de detalles sesudo lector. El cónclave inició con la rutina de siempre, el Secretario del Ayuntamiento Lic. Carlos Ballesteros tomó lista del presidente, los dos síndicos y los veinticuatro regidores para terminar notificando que estaban la totalidad de personas que integran ese cuerpo colegiado con 21 regidores presentes y 3 vía zoom por lo cual se declaró válidamente instalada.

Se leyó la orden del día que anunciaba cinco puntos entre los que iba la solicitud de licencia del presidente Mario López quien planea contender por la candidatura de Morena en la elección extraordinaria al senado de la República y de esa manera lograr ese salto político inédito en la historia de México, de alcalde a senador. Se aprobó la orden del día por unanimidad.

En el primer acto el aún Presidente Mario López, solicitó que se le concediera licencia para separarse del cargo de presidente municipal a partir de ese mismo día. Se consultó al cabildo dicha propuesta y fue aprobada también por unanimidad. Luego entonces a partir de las 6:10 PM del día citado Mario López dejó de ser alcalde. Después de esto se leyó la carta en la que el Dr. Rubén Sauceda suplente del presidente declinaba para sustituirlo.

En el segundo acto y derivado de esta carta el regidor Andrés Andrade propuso una terna para ser enviada al congreso de Tamaulipas conformada por el propio Carlos Ballesteros, Arnoldo García, actual tesorero y el ciudadano Alejandro Cisneros, propuesta que fue secundada por el Regidor priista Héctor Silva. Se aprobó la terna por unanimidad. Hasta ese momento no había emoción alguna. Pero en el siguiente acto la adrenalina hizo presencia.

En el tercer acto la regidora priista Claudia Jiménez propuso que la primer síndica Laura Cárdenas fuera nombrada presidente interino en el lapso que el congreso defina al nuevo presidente según la terna mencionada. Y aquí comenzó el drama del cabildo. La regidora Alma Alarcón tomó la palabra para decir que, según el código municipal los síndicos no pueden suplir las ausencias del presidente pues es una facultad que solo compete a los regidores, pero curiosamente después de leer dicha limitante propuso al síndico Alejandro Villafallez para el interinato.

La regidora Claudia defendió su propuesta sobre la mencionada por la regidora Alarcón y aquí comenzó la rebatinga morbosa, unos apoyaban a una y otros al otro. Yo me emocioné tanto con esta esencia republicana digna de Montesquieu en eso de la división de poderes y me preguntaba en medio de mis emociones: ¿Cómo se van a poner de acuerdo? El morboso que me habita estaba feliz.

Después de un rato de estar deliberando si se podía o no proponer a los síndicos, los regidores Iván Puente y Jorge Rentería, no sé si con doble intención, pidieron un receso de 15 minutos para oxigenarse y deliberar entre todos. Bajaron del auditorio “Pedro Sáenz” a la sala “Benito Juárez” y a partir de este momento en mi imaginación yo escuchaba un fondo musical de suspenso como el de la película Tiburón.

Ya en su deliberación a la que no entró nadie más que síndicos y regidores, votaron entre ellos para definir al alcalde interino, y en un ejercicio muy republicano y muy cerrado quedó de la siguiente manera entre puros regidores: Alejandro Cerezo Ruiz con 7, Jorge Rentería con 6, (Cerquititita diría el Perro Bermúdez), Héctor Silva con 4, Jorge Aguirre con 2 e Ismael García Ramos 1. Dos se abstuvieron de votar.

Con todo esto Mario López decide salirse de su estado de confort como presidente municipal y lanzarse por una candidatura que no será fácil pues hay otros que la quieren pero entiende que el azar le ha puesto esta probabilidad y que es ahora o nunca.

El tiempo hablará.

Mas Noticias:
Leer más