Una buena y una mala

Maribel Villarreal

La buena noticia es que las estadísticas diarias de nuevos contagios de COVID-19 han ido gradualmente a la baja en las últimas semanas. El avance se observa en la asignación federal de semáforo amarillo a Tamaulipas.

La estrategia dio resultados colocando al estado entre una decena de entidades que están avanzando en aplanar la curva de la pandemia.

Si, aún estamos lejos de la normalidad. Todavía no hay fecha para el reinicio clases presenciales, aún no podemos organizar ni ir a fiestas o reuniones y la actividad comercial sigue limitada.

La proyección más viable es que la normalidad regresaría a Mexico hasta que sea aprobada la vacuna.

El 2021 también se prevé complicado por los estragos de la pandemia y sus obligadas restricciones.

No hay datos actualizados pero el último reporte de las autoridades, -al cierre del mes de junio- refiere que se perdieron un millón 113 mil empleos formales en México y se cerraron más de 10 mil medianas y pequeñas empresas.

Los ingresos públicos están contraídos. Los estados y los municipios están en problemas a raíz de la reducción en las participaciones federales que iniciaron hace varios meses.

El escenario para el año próximo es sombrío. Analistas estiman que el 2021 será más complicado por el escaso crecimiento y los recortes al presupuesto -ya de entrada- austero.

Para ese año, los gobiernos locales recibirían 108 mil 521 millones de pesos de recursos federales menos que lo asignado en el curso de este año.

Eso implicará muchos ajustes. La obra pública, que es un detonante para la derrama y el crecimiento económico, será escasa y contraerá otras actividades ya muy afectadas por la pandemia.

La buena noticia en Tamaulipas tiene que ver con una disminución gradual de los contagios de COVID19, la mala es que el año próximo será económicamente más complicado para todos.

Y cómo estaba previsto, las ceremonias del Grito de Independencias se llevaron acabo sin publico en cumplimiento de las medidas sanitarias que aún mantienen los Ayuntamientos.

Con limitada asistencia pero mucha emoción, el alcalde Adrian Oseguera salió en punto de las 22:40 horas al balcón de la presidencia municipal de Ciudad Madero para recordar a los héroes nacionales.

Como en la mayoría de los municipios tamaulipecos, la ceremonia fue difundida por redes sociales.

Y ahí en el sur, el pésame es para el diputado federal Erasmo González Robledo por el sensible fallecimiento de su padre Don Erasmo González Martinez quien fue alcalde de Madero de 1981 a 1983. Descanse en Paz.

maribelvillarreal@hotmail.es

Mas Noticias:
Leer más