Los desvíos en la JAD

Maribel Villarreal

Cuando se hizo la entrega-recepción, la documentación recibida fue escasa. El dato se consignó en actas.

De las leyendas urbanas, el caso de la Junta de Aguas y Drenaje de Matamoros pasó a la sospecha y saltó a la Auditoría Superior del Estado, a la Unidad de Transparencia de Tamaulipas y finalmente llegó al Ministerio Público.

Son 23 ex funcionarios que están siendo citados a declarar. Otros más serán incluidos.

Eran los tiempos de la alcaldesa Norma Leticia Salazar. Aunque no tenía cargo, Luis Alfredo Biasi ponía y disponía de la paramunicipal. Incluyó a sus más cercanos colaboradores en posiciones clave. El no aparece en ningún documento.

Trascendía que de la JAD salían los recursos para el pago de los artistas de los múltiples conciertos públicos a los que invitaba la edil a los matamorenses con el afán de mantener su popularidad.

Tras recibirse, la primera auditoría interna reflejaba un millonario faltante. El caso se ha mantenido en total hermetismo en cuanto a los montos.

El actual gerente Guillermo Lash prefiere no hablar de cantidades por el proceso judicial que está en marcha pero aseguró que solo en el caso del Sistema de Administración Tributaria se dejaron de pagar 80 millones de pesos.

Se suma un monto similar de adeudo con la Comisión Nacional del Agua y otros más con el Seguro Social y con el INFONAVIT además de la deuda a proveedores.

El año pasado, la SHCP estuvo a punto de cancelar los sellos a la JAD para la emisión de facturas. La JAD tuvo que pagar 35 millones de pesos del adeudo correspondiente al 2015 para evitar la sanción.

Hubo dos gerentes de la JAD en el curso de la administración anterior. Guillermo Nieves, recomendado por el diputado con licencia Carlos García y José Luis dela Garza quien estuvo en el tramo final de la administración.

En ese tiempo no hubo obras, ni siquiera mantenimiento. Las aguas negras y limpias brotaron hasta en el interior de algunos planteles educativos. Los caídos aumentaron. El sistema colapso.

Hoy la Junta de Aguas y Drenaje de Matamoros hace lo que puede con lo que tiene. Realiza escasas obras porque gran parte de los recursos que recauda por servicios son destinado al pago de las deudas.

La condición financiera de la JAD es complicada. No se observa solución a corto plazo. En este 2018 se dispone a liquidar los adeudos que datan del 2016.

El proceso está en marcha. La auditoría superior del Estado mantiene congeladas las cuentas públicas de la JAD en esa época y está a la espera de la conclusión de las indagatorias que hace el Ministerio Público.

Como presidenta del Consejo de Administración, muchas de las decisiones se asumían con la anuencia de la ex alcaldesa Norma Leticia Salazar. No se descarta que sea citada a declarar.

Así las cosas.

maribelvillarreal@hotmail.es

Mas Noticias:
Leer más