Lo barato sale malo

Maribel Villarreal

La pregunta es ¿Donde están todos los ahorros de la austeridad republicana?

En aras de aminorar gastos, el Gobierno de la República tiene muchos funcionarios que no cumplen con el perfil, no tienen la capacidad, la experiencia ni las aptitudes, según denuncias de la oposición.

Con la disposición constitucional de que ningún funcionario público puede percibir un salario más alto que el presidente, no alcanza para más. Eso es lo qué hay.

A juzgar por los resultados, al Gobierno de la Cuarta Transformación le está costando más caro el caldo y temas como la economía, la seguridad y la salud confirman que lo barato sale malo.

Por segundo año consecutivo, la proyección económica es limitada. Analistas ajenos al Gobierno Federal predicen apenas un 0.6 por ciento.

La consideración es que el Producto Interno Bruto no llegará al uno por ciento estimado por el Fondo Monetario Internacional y que dista del 2 por ciento que en un exceso de optimismo tiene previsto el Gobierno Federal.

En seguridad, las cosas van peor. 2019 resultó el año más violento de las últimas -muchas- décadas y nada pudo detener la intensa ola de homicidios dolosos con 34 mil 582 casos, según la cifra revelada por del Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad.

Otra mala noticia es que solo uno de cada diez de los homicidios son castigados dando pauta a otro de los grandes pendientes; la impunidad.

Con el inicio del año aumentaron las quejas en los servicios de salud. El Instituto Nacional para el bienestar (INSABI) acumuló tres mil denuncias por cobros en la atención y por supuestas negligencias médicas.

Las disposiciones de este nuevo esquema de atención confrontó a los gobernadores de PAN con el Gobierno Federal. Los mandatarios del PAN mantienen su postura y no cederán a la firma del convenio.

El gobernador de Tamaulipas Francisco García Cabeza de Vaca reiteró esta semana el compromiso de garantizar la gratuidad de los servicios pero también ofrecer una atención de calidad.

Para Jose Narró son “malformaciones congénitas” las que enfrenta el INSABI y que desafortunadamente entre los altos funcionarios “campean la ineptitud, la ignorancia y la soberbia”.

Según el ex Secretario de Salud, el desabasto de medicinas y la carencia de reglas de operación del INSABI o la falta de información
del gobierno, «son resultado de los errores, omisiones y ocurrencias”.

Considerando lo anterior, el proyecto de la austeridad republicana está arrojando altos costos a los mexicanos. La falta de empleo, la violencia imparable y la crisis del Sistema de Salud son la misma historia. Hasta ahora nada ha cambiado.

¿Valdrá la pena el ahorro en el salario a los altos funcionarios?

maribelvillarreal@hotmail.es

Mas Noticias:
Leer más