La gira del gobernador

Maribel Villarreal

Por si quedaban dudas, la visita del gobernador Francisco García Cabeza de Vaca atajó cualquier sospecha en relación a la postura con el recién iniciado gobierno del alcalde Adrian Oseguera.

Madero es un municipio que entra en una nueva etapa con el Gobierno federal y el anuncio del futuro presidente Andrés Manuel López Obrador de invertir más de 4 mil millones de pesos en la rehabilitación de la refinería «Francisco I Madero»

La reunión del viernes entre el gobernador y Oseguera permitió establecer coincidencias y refrendar el trabajo coordinado para ese y otros proyectos de beneficio local.

Cabeza de Vaca destacó los beneficios en derrama económica y empleo que dejara la próxima inversión en la refinería y la disposición del estado para apoyar al alcalde en las necesidades de servicios que está demandará.

En el encuentro en Palacio Municipal otro compromiso tuvo que ver con la playa Miramar en donde se denunció que hay terrenos que fueron apropiados por particulares y que serán rescatados para poner orden.

Miramar es el segundo destino de playa más visitado por el turismo carretero en México y el objetivo de ambos gobiernos es dar certidumbre a la tierra para impulsar un mayor desarrollo.

Previo a su llegada a Madero, Cabeza de Vaca estuvo en Altamira en donde se reunió con la alcaldesa Alma Laura Amparan y con integrantes del Cabildo.

A la vez, funcionarios de la Secretaria de Salud encabezaron una jornada de actividades en apoyo a la población y la Secretaria de Obras Públicas Cecilia del Alto realizó un recorrido por varias obras del Estado que están en proceso en esa zona.

En la semana que inicia, el gobernador regresará al sur para visitar el Puerto de Tampico en donde se reunirá con el Cabildo y supervisará obras en compañía del alcalde Jesus Nader.

Y el PRI sigue en la misma línea. Todavía no termina de atender el problema con la designación de Oscar Almaraz como delegado en Baja California cuando designa a Julián Luzanilla en Tamaulipas.

El origen del cuestionamiento es el mismo. Los priistas de aquella entidad reclaman el pasado de corrupción del ex alcalde de Victoria y a los tamaulipecos les mandan a un ex colaborador de Cesar Duarte, el ex gobernador de Chihuahua, protagonista de una de las más fétidas historias de corrupción, equiparada incluso con la del otro Duarte, el de Veracruz que si está en la carcel.

Son designaciones que dan al traste con el sentido discurso de la dirigente nacional Claudia Ruiz Massieu al hablar de una nueva era en el PRI y de la disposición de cambio con el objeto recuperar la confianza de los ciudadanos.

En Baja California los priistas si alzaron la voz. Han externado su exigencia de relevar a Almaraz como delegado al proceso electoral del 2019. La diferencia es que los priistas de Tamaulipas son más…disciplinados.

Mas Noticias:
Leer más