La caída del PRI

Maribel Villarreal

Lo menos que hubieran esperado los priistas era la renuncia inmediata de Sergio Guajardo y no sólo el anuncio de que está listo para irse. Dígase lo que se diga, Guajardo terminó de hundir al PRI.

La votación cayó del 36 por ciento en el 2016 al 18 por ciento en dos años. La justificación puede ser multifactorial pero los números dimensionan el desastre.

El PRI perdió Victoria, Matamoros, Tampico y Río Bravo por citar las ciudades electoralmente hablando de las más grandes del Estado.

¿Cuál es el futuro del PRI en Tamaulipas? ¿Que pasará con la operatividad de los comités municipales? Es evidente que no habrá recursos para sostenerlos.

Las asignaciones del Comité Ejecutivo Nacional siempre son precarias y ahora con la escasa votación obtenida las prerrogativas serán ajustadas haciendo más complicado mantener la estructura partidista.

No habrá aportaciones porque no habrá Funcionarios priistas. No habrá presupuesto porque no hay gobiernos emanados de ese partido.

¿Quien le apuesta su dinero a las causas perdidas? ¿Quienes de los muchos beneficiados de la era priista en Tamaulipas será capaz de meterse la mano la bolsa?

Más aún ¿quién podría encabezar la convocatoria para replantear al Partido y reagrupar a la militancia ante el cercano proceso electoral que sigue para renovar el Congreso del Estado y que inicia en septiembre?

Si en este lapso no se renueva la dirigencia estatal, Sergio Guajardo se queda y es que iniciado el proceso constitucional los partidos políticos no puedes hacer cambios.

En el 2019 hay contienda local en cinco estados, incluido Tamaulipas y es muy probable que estos sean prioridad en la gira que está por iniciar el presidente nacional René Juárez.

Recién nombrado presidente del CEN, ya en medio del proceso federal, Juárez visitó los 32 estados en un lapso menor a dos meses.

Es probable que para este fin de semana se defina la fecha en la que pudiera venir a Tamaulipas considerando la prioridad del caso.

Por cierto que ya se manejan algunos nombres para el CDE como es el caso de Enrique Cardenas del Avellano, Edgar Melhem Salinas o la misma Yahleel Abdalá quien ya está reinstalada en el Congreso Federal.

Habría que ver que piensan ellos porque si antes era difícil ahora resulta más complicado asumir las riendas del PRI en la entidad.

Con dos gobernadores encarcelados, uno auto exiliado y otro que hace más manteniéndose al margen, el PRI de Tamaulipas está en evidente crisis.

Mientras tanto el Comité Ejecutivo Nacional recibirá hoy a José Antonio Meade. El ex candidato presidencial regresará a la sede del partido que lo propuso en la contienda pero del cual no es militante.

Ni el PRI le ayudó a Meade no Meade fue un buen candidato para el PRI.

Así las cosas.

maribelvillarreal@hotmail.es

Mas Noticias:
Leer más