LOS ESTRAGOS DEL ENCIERRO

Ines Figueroa

A estas alturas del distanciamiento social, decretado a instancias de la Pandemia del Coronavirus, hay quienes empiezan a sentir las consecuencias de la extraordinaria situación.
Solo en algún estado de alteración mental, podría entenderse los dichos y los hechos que muchas personas manifestaran, pero especialmente son conocidas, entre los personajes públicos, por razón natural.
En el congreso local, los diputados, al menos, parecen empeñados en ello.
Desde que apareció el virus en Tamaulipas, se ha dado una secuela de sucesos que bien podría encuadrarse en aquello.
Primero, tres diputados de la bancada de MORENA abandonaron una sesión plenaria, entre reclamos por la alteración de la orden del día, al retirar de la agenda la votación sobre la elección de la nueva Consejera de la Judicatura.
“Es que no completaban la mayoría calificada –el voto de las dos terceras partes de los diputados presentes-, los de la bancada dominante panista, para sacar la elección de quien les habían mandado”, se dijo entonces.
El hecho era que ni votación calificada demandaba, en el apartado jurídico, la promoción de marras.
A vuelta de semana, los tres diputados morenistas aquellos, no asistieron a la sesión en protesta por el desaguisado previo, permitiendo, ahora sí, que el PAN lograra, no tanto la amplia mayoría de votos para elegir a la funcionaria judicial, como para aprobar un crédito multimillonario al estado y reformas a un decreto, para concesionar a un particular la renta de infraestructura para la videovigilancia estatal.
Fueron entonces sus compañeros de la bancada morenista, quienes condenaron la ausencia de aquellos tres, acusándolos de estar al servicio del PAN, entre las condenas y reclamos por el endeudamiento, calificándolo de innecesarios, opaco y desvirtuado en su destino.
Ayer fue el diputado panista, ALBERTO LARA BALZALDÚA, quien salió a darles la credibilidad a los autores de tales expresiones, entre insultos a uno de los diputados aquellos que primero abandonaron la sesión y luego faltaron a la siguiente.
“Traicionaste a tu partido MORENA”, le dreclamó a RIGO RAMOS, porque no estuvo para votar en contra y sumarse, a las condenas contra el crédito que solicitó el gobierno emanado del partido en el que ahora milita el tal BALZANDUA.
El también dirigente de uno de los sindicatos de maquiladoras de Reynosa, aparece a cuadro, en un video publicado en su cuenta de Facebook, pasando un grueso libro de un estante a otro, repasando “citas citables” de ABRAHAM LINCOLN y el dicho del perro y la correa.
Epítetos como raro, ignorante, flojo, mentiroso, traicionero, falso, brotan ligeros de la boca del diputado panista, en contra del morenista, dice, porque no fue a la sesión a reclamar por el nuevo endeudamiento estatal.
Todavía “presumió” que se tomó tiempo para razonar esos dichos, “en lugar de hablar, hablar y hablar”, porque él “es mucho diputado” para el distrito 7, que representa en la Cámara Local.
Y ya entrado en definiciones, de una vez corrigió a la Real Academia Española: “contumacia es… la torpeza de mantenerse en el engaño y el error”. Ah, ta güeno, pareció escucharse a los sinodales tomar nota.
De ahora en adelante esa sería la cuarta definición; las otras son: Actitud de rebeldía hacia la autoridad o de resistencia a reparar los daños causados, y de persistencia en la conducta delictiva de quien ha cometido un delito canónico.
Tuvo que salir otro diputado, panista y reynosense –FRANCISCO GARZA DE COSS- a medio enderezarle la plana a sus compañero y asegurar que fueron los demás diputados morenistas los que le reclamaron a RIGO. “Nosotros no…BETO”, pareció escucharse en el eco.
Si eso no es producto del encierro forzado impuesto por la pandemia, habrá que analizarse otras patologías.
Los dichos de LARA BALZALDÚA, dicen quienes juran conocerlo, fue una reacción a la expresión de RIGO, cundo lo acusaron, junto a CARMEN LILIA CANTUROSAS y LETICIA SÀNCHEZ GUILLERMO, de haberse canteado al PAN.
El fin de semana, el de MORENA, por las mismas vías mediáticas, abundó que si no se le había visto ni escuchado en los días previos, fue porque andaba en México capital, checando las formas para presentar un controversia constitucional contra el crédito de marras.
Según eso, el que no se haya circulado la iniciativa con antelación, que no se haya analizado ni debatido, al meterse con dispensa de trámite, y que no se haya fundado y motivado suficientemente ese procedimiento, son suficientes para echar abajo la autorización del crédito.
Pero le pidió a todos los integrantes de la legislatura, sin distingo de partidos, a sumarse, firmando el recurso que plantea, para rechazar el financiamiento, en lo que solo ha estado de acuerdo con él, de los panistas, LARA BAZALDÚA, según el mensaje aquel del face.
“Nos pides que nos sumemos para que trabajemos por los tamaulipecos. ¡Eso es lo que estamos haciendo!, pero tú no”, le respondió al respecto GARZA DE COSS, a través del video casero aquel, subido a las redes sociales, en el que también condena esas prácticas –grabar videos y subirlo a las redes-, como el que igual hizo BALZALDÚA y él tuvo que medio enderezar.
A la controversia que ya le dieron entrada en la Suprema Corte de Justicia de la Nación, es a la presentada por el Ejecutivo tamaulipeco, exigiendo la concurrencia del gobierno federal en la prevención de la pandemia, especialmente en lo que hace a la amenaza de contagio que representa la expulsión que Estados Unidos hace, de ciudadanos de otros países, por suelo tamaulipeco.
Los diálogos de sordos, que algunos quieren remitir a los estragos causados por el prolongado recogimiento familiar obligado, se dan a todos los niveles del sector público y privado, también, aunque este último como tal, se quedará guardado.
En el ayuntamiento de Reynosa, el fin de semana, aprovechando que son virtuales las sesiones, la alcaldesa MAKI ORTIZ DOMÍNGUEZ dio por terminada la plenaria de manera anticipada, cuando sus críticos en el cuerpo edilicio se pusieron a pedir la palabra.
El primer reclamo es precisamente por el formato, de cierto ilegal, que se ha dado a las sesiones de cabildo, cuyas opciones son públicas o privadas, de manera extraordinaria y suficientemente justificada, pero presenciales siempre, independientemente del mal uso que han dado al recurso tecnológico.
Tan son inviables los plenos edilicios de esa forma, que el Secretario del Ayuntamiento nunca pudo contar las votaciones en forma correcta y de manera recurrente, aseguró no escuchar, o no entender lo manifestado por los ediles.
Eso, insistimos, al margen de la ilegalidad que los propios regidores ya andan promoviendo en su ataque, ante las instancias jurisdiccionales.
Una de las preguntas que se negó a contestar y por la que clausuró antes la sesión la alcaldesa, fue cómo es que ella y sus afines aluden riesgos de salud, para no juntarse en las sesiones de cabildo, pero sí se reúnen y se van juntos a las colonias a hacer politiquería barata con los apoyos sociales institucionales.
Ni para dónde se haga.

Mas Noticias:
Leer más