Periodistas.

Jorge Chávez

Uno de los placeres del periodismo es que nunca sabes qué vas a escribir. Eso es excitante. Ben Bradlee.

La columna de hoy tendrá un cierto rango de metáfora política, aunque más bien es periodística con todos los derivados que de él emanan, ya sea de analista, de reportero o cualquier plataforma mediática en la que se desempeñan todos aquellos que viven para esta vocación que es precisamente el periodismo.

Si atendemos la historia del periodismo más ortodoxo podemos asumir que su esencia es la crítica, nunca el aplauso, aunque eventualmente vale aplaudir ciertas acciones de ciertos personajes de la sociedad. El equilibrio inteligente entre estos dos conceptos debe ser el objetivo de todo periodista.

La historia que escenificó en 1971 el presidente Richard Nixon con todo su poder versus El Washington Post, (El Post) de Katharine Graham y su director editorial Ben Bradlee, y El New York Times, (El Times) de Neil Sheehan en la Corte Suprema de los EU. Fue una época en la que la Casa Blanca toma verdaderas represalias contra estos medios por publicar notas incomodas al presidente en turno. Dicha referencia histórica nos indica la influencia que esos eventos tuvieron en el periodismo a nivel mundial y que en la actualidad se consideran guías dignas de emular.

Hoy quiero dar mi más sentido reconocimiento a todos mis compañeros periodistas pues ayer se conmemoró su día. En mi infancia y juventud admiré a muchas personas que se desenvolvían como pez en el agua en este medio. Desde Margarita Michelena hasta Manú Dornbierer, pasando por el inolvidable y jocoso German Dehesa así como el híper culto Miguel Ángel Granados Chapa a quien en una ocasión le respondí uno de sus comentarios y tuvo a bien publicarlo. Incluso el hoy polémico Federico Arreola fue uno de mis obligados destinos de lectura durante mi época de universidad; así como el atinado y fino Jorge Rodríguez Treviño, con quien también tuve intercambio epistolar con motivo de sus columnas. Seguramente hubo muchos otros que hoy escapan a mi memoria.

Puedo decir que al presente intento ser producto de la influencia de análisis, de narrativa y expositiva de todos ellos. Su dinámica expresiva, su impresionante agudeza en la adjetivación, hacían de sus escritos una atractiva estructura del texto que los llevaba a trazar una narrativa excelente, con una limpieza retórica especial. Ellos sembraron en mí esta vocación. Poniendo la semilla para que el trabajo de los actuales periodistas y columnistas sea un acabado modelo de sencillez, de naturalidad discursiva y hasta de inocencia verbal.

Siempre instigando al lector para que sea más de lo que ya es con el bendito uso de la letra y la palabra escrita, y así todo queda sujeto a la pericia del narrador para dotar al texto de unas persuasivas recetas léxicas y sintácticas, quiere decir adornar y hacer atractivo lo escrito, y de esa manera mantener constantemente en vilo la atención de nuestros lectores.

Me gustaba imaginar a cada uno de los periodistas que durante años los había leído en la prensa escrita, escarbando en batallas políticas y catástrofes de gobierno, sin que nada les detuviera, con una perseverancia temeraria, y siempre me asombró su actitud de análisis ante cada evento que implicaba quizá peligro y riesgo, como si nada lograra sacudir la fortaleza de su vocación ni desviar su curiosidad inquisitiva para poder iluminarnos con sus palabras escritas.

Y gracias a todos ellos, en medio de las desdichas cotidianas, como en un sistema poético de vasos comunicantes, reaparece ante cada uno de nosotros el mundo narrado en una columna periodística, entre ficticia y real que ocupa todo nuestro espacio imaginativo. Debo mencionar que jamás me dejó de sorprender todo el alcance social y podemos decir también, literario de todas sus columnas que aludían al sabor y desazón de nuestro querido México. Me pareció que la narrativa de todos ellos se apoyaba en un sincero anhelo por trascender como comunicadores y narradores, eso es parte de ser periodista.

Querido y dilecto lector, el día de ayer se conmemoró a este gremio que en nuestro país es un giro muy complicado. Felicidades a todos mis compañeros y que el 2021 sea un tiempo de logros en el rubro del periodismo en todas sus vertientes.

El tiempo hablará.

Mas Noticias:
Leer más