La transición inminente

Invitado

Todas las transiciones son buenas porque tiene que haber un aliciente de competitividad entre los actores de las diversas actividades en el quehacer cotidiano.

La competitividad es lo que nos hace dar lo mejor de nosotros mismos, nos hace dar ese extra y posicionarnos eventualmente como líderes en la vanguardia colectiva.

Este es un proceso natural que rige el orden establecido en nuestra naturaleza, tiene el fin de llevarnos a un estado evolutivo y lograr progresivamente ese orden superior, algo que inclusive se ve en la “selección natural”.
En ese orden de ideas en teoría debería representar una ventaja, la translación de un sistema a un perfeccionamiento y es parte del juego también de la democracia.

Nuestra herramienta para perfeccionar el sistema de gobierno es la posibilidad de escoger una oferta política por encima de otra, aunque esta no sea al 100% la que cubra todas nuestras necesidades pero si la que se identifique mas con nuestra ideología.

Es prácticamente un hecho que la transición política se dará nuevamente en el país a nivel de gobierno federal, y la lucha se centrará entre quienes están arriba en las preferencias: Andrés Manuel López Obrador representante de “Juntos haremos historia” y quien es su más cercano contendiente, Ricardo Anaya Cortés de “Por México al frente”.

Antonio Mede de la coalición “Todos por México” no pudo remontar su tercer lugar en las encuestas, el relanzamiento de su campaña en días previos, vino a representar ningún cambio en su plataforma y oferta política, como ejemplo, en recientes entrevistas ofrecidas a medios nacionales no ha hecho ningún cambio sustancial en su discurso previo a la remoción del presidente de PRI Enrique Ochoa Reza.

Su reconocida capacidad académica y administrativa difiere de lo que significan sus estrategas, que otra vez se han equivocado, un relanzamiento donde no cambian el fondo, representa la máxima de Albert Einstein que dice a la letra: “Locura es hacer lo mismo una y otra vez esperando obtener resultados diferentes” difícilmente veremos movimientos.

Pasó un largo periodo donde se fueron posicionando los candidatos, primero en precampañas, después intercampañas y estamos en el zenit de la campaña electoral, viene el descenso con la cuenta regresiva, donde difícilmente se moverán los números de manera dramática, y solo corresponderá a lo mucho un digito donde la diferencia actualmente es de 2.

Por si acaso el voto de los indecisos es el que puede mover de manera trascendental el resultado, pero más que nada en la posición de Senadurías, diputaciones y algunas posiciones que estén más estrechamente distanciadas a lo largo del país, pero en la elección presidencial estamos a la puerta de una transición inminente.

Estimado lector, tenga un excelente día, nos leemos en la próxima.
Contacto: factorentredos@hotmail.com

Mas Noticias:
Leer más