La fractura, la factura que viene… ¿Apostamos?

J. Eleazar Avila Pérez

Estamos a 12 días de que se cumplan al 100 %, los primeros dos años de gobierno del Presidente Andrés Manuel López Obrador y jamás pensé, que México se partiera en dos desde el discurso presidencial.

Habrá que verlo desde la visión práctica de ellos, pero de la misma manera, desde la óptica de sus dversarios. Y no nos vamos a poner de acuerdo, por eso quiero quedarme flotando estrictamente, en lo que hemos dicho aquí hasta el cansancio.

La Constitución Política Mexicana es muy clara y como carta magna, debería de ser considerada como un Manual de Procedimientos para todos los mexicanos y en especial, para los que tienen una responsabilidad en cualquiera de los tres órdenes del gobierno y sus tres poderes, que determina el constituyente vigente.

Si observan, si la leen, si la diseccionan, si la separan en pedacitos desde el punto de vista de la formación, estoy seguro que tendrán una mejor opinión que la de un servidor, que abogado no soy, pero ciudadano curioso, sí y bastante terco.

En este sentido, creo es la ocasión 10 en lo que va del sexenio, que hemos reiterado la existencia de dos articulados que empujan en sentido de equilibrio al poder ejecutivo.

El primero, que es algo así como el Génesis de la Biblia y que puntualiza con toda claridad el cómo estamos constituidos. Me refiero al Artículo 40. Con el que se expresa de manera clara, que estamos juntos, pero jamás revueltos y menos sometidos.

“Es voluntad del pueblo mexicano constituirse en una República representativa, democrática, laica y federal, compuesta por Estados libres y soberanos en todo lo concerniente a su régimen interior, y por la Ciudad de México, unidos en una federación establecida según los principios de esta ley fundamental”.

Una nación de 32 territorios, entidades -nunca sumisas- que son independientes, pero disciplinadas a un poder federal que debe velar por todas las comarcas y por todos los ciudadamos que habitamos en los mismos.

Y luego el segundo, que es, el que más me interesa que comprendamos sin adjetivos, pues existe la sospecha de que para todos, el vigente y los del pasado, han atropellado intensamente las letras de sus compromisos.

Hoy quizá mucho más grave por el esfuerzo cotidiano de polarización social, a lo Ismael Rodríguez y sus sensibleras películas de Nosotros los Pobres y Ustedes Los Ricos ( protagonizadas por Pedro Infante, desde mi punto de vista Genial Actor, peor Cantante).

El punto es que, el Artículo 87 proclama con certeza que “el Presidente, al tomar posesión de su cargo, prestará ante el Congreso de la Unión o ante la Comisión Permanente, en los recesos de aquél, la siguiente protesta: «Guardar y hacer guardar la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos y las leyes que de ella emanen, y desempeñar leal y patrióticamente el cargo de Presidente de la República que el pueblo me ha conferido, mirando en todo por el bien y prosperidad de la Unión; y si así no lo hiciere que la Nación me lo demande.»

…. De todo lo demás, no entiendo por qué avanzar en un proyecto de nación, atropellando estos dos simples preceptos…

Yo tengo mi sospecha del como va a terminar todo, no se, si el 2021, el 2024, pero todos los caminos del sentido común, coinciden: Lo que viene para México está en el diccionario que cita lo que refiere al “hundimiento y rotura hacia dentro de las paredes de un recipiente -nacional- cuya presión es inferior a la del exterior”.

Es decir, una implosión… ¿Apostamos?…

Posdata: Del tema candete que revela que mágicamente el Departamento de Justicia de EU desecha los cargos contra el general Salvador Cienfuegos, para ser juzgado en México nos manda al territorio del limbo internacional.

Las dudas prevalecen y a nadie ha quedado claro si fue una travesura de la Cuarta T que les salió, como se dice popularmente, el tiro por la culata. Que hablen los expertos y ya luego les compartimos todas las voces.

Lo mejor de cada casa…

Y como muchos colegas han documetado, en la guerra de los pizarrones quien perdió finalmente fue el diputado Erasmo González, no solo porque finalmente aceptó en Tampico que si hubo recorte real, si no porque fue muy evidente que sus “coleguitas” de Morena lo dejaron solo.

“Por supuesto que entendemos que si hubo una disminución en términos reales, estamos en un covid-19”.

Los diputados del PAN, han sido claros y Gerardo Peña en particular: El gasto federal registrará un recorte real que supera los siete mil millones de pesos. Se incluyen 300 millones que se destinan a dependencias federales como Pemex, SCT, IMSS, ISSSTE y Semarnat.

Nostra Política: ¿Erasmo, nuevo dirigente estatal de Morena?

18 pendientes…

Correo: jeleazarmedia@gmail.com

Twitter.- @JEleazarDeAvila

Mas Noticias:
Leer más