Elecciones, la guerra Tlatoani 2021…

J. Eleazar Avila Pérez

Si usted revisa los libros de historia sobre la vida política de nuestra nación, encontrará que nuestros antepasados -hasta antes de la Conquista Española-, tenían normas de conducción que nos siguen abrazando hasta nuestros días. A México y en general, toda América Latina.

Tenían líderes fuertes, dirigentes que en coincidencia de historiadores, eran seguidos por las multitudes, temidos, pero sobre todo, respetados. Fueron, personas con un sólido don de mando, difíciles de ser removidos.

En Mesoamérica, todos los grupos de poder y razas, tenían su Tlatoani, en náhuatl “Tlahtoani”. Y ellos eran quienes comandaban, dirigian, encaminaban, orientaban, indicaban, encauzaban, adiestraban, regían, en una palabra, gobernaban al 101 %.

Por eso es que somos así. Sin un jefe, sin un “Tlatoani ” no funcionamos y eso se ve en todas partes. Incluso en las familias donde en la ausencia del patriarca todo se desacomoda.

Imagínense ustedes, lo que sucede en los partidos políticos. Los revisamos y tomando como base nuestra idiosincracia, a nivel nacional los tres prepoderantes tienen, su tlatoani. Andrés Manuel López Obrador lo es en Morena, en el PAN Marko Cortés y en el PRI Alejandro Moreno.

Y se nota en las entidades, Tamaulipas tiene un jefe político que en sentido idiosincrásico, hoy es el gobernador Francisco García Cabeza de Vaca. Manda, comanda y hace la diferencia al interior de su partido.

Con ello, tratamos de argumentar el por qué, las cosas funcionan mejor rumbo al proceso electoral 2021, desde Acción Nacional, mientras que los otros dos partidos en disputa, están un escenario complicado.

1.- Morena tiene Tlatoani, claro que sí, pero está a la distancia en la Ciudad de México. En la ruta más corta, a 724.8 kilómetros, hasta Palacio Nacional y desde allá, a veces no llegan correctamente las indicaciones.

Nos queda claro que AMLO tiene una enorme fuerza, sin embargo, lo que también queda a revisión, es que al no existir un “repetidor oficial”, sus palabras no hacen eco de sus designios.

2.- Mejor la tiene el Partido Acción Nacional quienes no obstante de que les dirige Marko Cortés, en Tamaulipas tienen un líder fuerte en Francisco García Cabeza de vaca. Nadie duda de su capcidad de operación de más de dos décadas.

Y por eso es que su partido, con Luis “Cachorro” Cantú Galván, funciona con una maquinaria que se extiende a los sitios estratégicos. Con la excepción de Victoria y el desastre de Xico González, quien se presume independiente; alcaldías como las de Enrique Rivas en Nuevo Laredo, en Reynosa con Maki Ortiz, en Altamira con Alma Laura Amparán y Chucho Nader en Tampico, son exitosas. Cada cual con su estitilo y territorio propio.

En el mismo sentido, en la semana que recién terminó. Vimos la bien organizada Reunión Plenaria del Grupo Parlamentario del Partido Acción Nacional, Diputados y Diputadas de la LXIX Legislatura , quienes se dieron cita en el Comité Directivo Estatal del PAN, con Gerardo Peña Flores al frente del legislativo azul, pero además con la presencia directa de su líder político, el gobernador de Tamaulipas.

3.- El problema es cuando hablamos del Partido Revolucionario Institucional, pues claro que tienen “Tlatoani” nacional, pero con las evidencia, con una dirigencia “soft”. Y si nos adentramos a la entidad, el CDE y su activismo con Edgar Melhem no trasciende, como para hacer y ser la diferencia en 2021.

Lo dicen algunos ex drigentes de este partido y se prepocupan, pero no ocupan. Por eso es que los datos de las encuestas les ubican, reiteramos, con un 8-9 de aceptación, mientras que PAN y Morena juegan a las vencidas, no obstante que el equipo del 22 y Berriozabal (Felipe Benicio Berriozábal Basabe), avanza con estructura y trabajo de territorio.

4.- Por eso es que insisto, si los partidos Morena y PRI quieren hacer la diferencia, tienen que entender su circunstancia. Ya lo decía Albert Einstein, si quieren resultados diferentes, tienen que hacer acciones distintas.

Hasta donde vamos, luego del disparo de salida para la realización de elecciones del 2021, es evidente que todo va a subir de tono y que la presión será mutua. Desde el gobierno federal a las entidades, pero en el mismo sentido de los adversarios al régimen en contra la llamada Cuarta Transformación.

5.- Lo venimos diciendo desde hace meses, Gilberto Lozano y su Frenaaa se está convirtiendo en un dolor de cabeza para el gobierno mexicano, mientras que en paralelo ,el regreso de Ricardo Anaya a la política, “ya sanito”, ha sacado su espada de poder.

Nostra Política.- Mi amigo Gustavo “Chino” González ya se hace la prueba de Covid. Confiamos saldrá en negativo, pues aun tiene muchas travesuras que aportar.

18 pendientes… Correo: jeleazarmedia@gmail.com

Twitter.- @JEleazarDeAvila

Mas Noticias:
Leer más